Carrito

grúa para pacientes

Cómo usar la grúa para pacientes

Las personas con movilidad reducida o necesidades especiales que atañen a su bienestar diario y a su salud, requieren de determinados cuidados personalizados por parte de otras personas. Muchas veces, esos cuidados no pueden realizarlos las personas asistentes, sino que se necesitan herramientas específicas que ayuden a movilizar las personas pacientes. Una de las herramientas más efectivas son las grúas ortopédicas. Para conocer más acerca de este producto o si necesitas información sobre cómo usar la grúa para pacientes no te puedes perder este post del blog de Armisen Care.

Qué es una grúa para pacientes

Las grúas ortopédicas son dispositivos que permiten realizar transferencias de personas de un lugar a otro de forma segura y cómoda, evitando levantar peso en exceso y consiguiendo prevenir lesiones en las personas que asisten.

Además de permitir transferir a la persona de un lugar a otro sin mucho esfuerzo, protege y previene salud tanto a la persona usuaria como a las personas que le asisten.

Este tipo de dispositivos pueden ser independientes, con ruedas o con fijación a una pared o al techo, siempre en función de las necesidades de cada persona y del espacio en el que se coloque.

Algunos de los modelos de grúas más demandados son:

Grúa de bipedestación

Las grúas de bipedestación cuentan con una plataforma de apoyo, almohadillas de soporte regulables, un arnés y unas barras verticales de apoyo para la persona.

Este tipo de grúas, permiten mantener al paciente en bipedestación (de pie), dejando liberada la zona de la cadera y extremidades inferiores. Por ello, resulta una gran elección, a la hora de facilitar labores en el baño y/o servicio, como por ejemplo, sondajes, cambio de pañales o simplemente quitar la ropa del usuario.

Un ejemplo de ello es la grúa Solar 185. Esta grúa de bipedestación tiene un diseño único y elegante y dispone de un mango ancho y apertura eléctrica para facilitar su manejo. Además, cuenta con un sistema de percha de sujeción y de arnés simple y seguro que garantiza la seguridad del paciente en todo momento.

Solar 185 grúa para pacientes

Grúa de elevación y traslado

Se usan habitualmente para personas con un grado de movilidad reducida muy elevado. Las grúas de traslado cuentan con dos patas articuladas provistas de ruedas. Estas patas, realizan movimientos de aducción y abducción permitiendo a la grúa, ajustarse y acercarse lo máximo posible a la cama, silla, sillón… Este sistema proporciona mayor seguridad a la persona usuaria y mayor confort a las personas asistentes que realizan las maniobras de movilización.

Otro de los elementos fundamentales que contiene esta grúa es el brazo donde se sitúa la percha. La percha a su vez contiene dos mosquetones en cada uno de sus extremos, en los cuales va sujeto el arnés.

La principal ventaja de estas grúas es que no hace falta sentar al paciente para poner el arnés, sino que se puede poner o quitar mientras está tumbado en la cama.

Es el caso de la grúa Stellar 170, una grúa de transferencia para pacientes de hasta 160 kilos. Dispone de ruedas para hacer su traslado más sencillo, dos velocidades de elevación y descenso para un mejor manejo del paciente. Incluye también un sistema eléctrico LINAK de última generación.

Stellar 170, grúa para pacientes

Cómo usar la grúa para personas con movilidad reducida

Antes de comenzar a usar la grúa, hay que tener en cuenta una serie de pautas de seguridad para evitar riesgos:

  • No usar la grúa cuando la batería sea baja.
  • Una vez realizada una carga máxima, desconectar el cargador de la red eléctrica.
  • Comprobar el estado del arnés, si está rajado o en mal estado no subir al paciente y reemplazar por uno nuevo.
  • No subir pacientes que superen el peso máximo autorizado.
  • Antes de subir a la persona, comprobar que el arnés está bien sujeto y que todos los sistemas de agarre y de elevación funcionan correctamente.

Para evitar accidentes, toma nota sobre cómo usar la grúa y sigue estos paso

Colocar el arnés

Tienes dos opciones para colocar el arnés: con el paciente tumbado en la cama, con el paciente sentado en una silla o similares.

Si optas por hacerlo con el paciente tumbado tendrás que colocar a la persona en decúbito lateral (de lado) en la cama. Para ello, desde la posición inicial, decúbito supino, comenzarás colocando el brazo que se va a apoyar sobre la cama en una posición que deje liberado el brazo cuando la maniobra de giro se realice. El otro brazo irá colocado encima del tronco de la persona a la altura del abdomen. Para facilitar la maniobra, flexionar la rodilla de la pierna contraria a la que va a apoyar sobre la cama y utilizar ese mismo apoyo junto con apoyo del hombro y girar al paciente.

Después, colocar el arnés sobre la cama, estirarlo bien y girar al paciente en la posición inicial, decúbito supino, poniéndolo encima del arnés boca arriba. Después coloca las bandas inferiores por debajo de las piernas y asegurar que las bandas no le produzcan ninguna rozadura al paciente. Por último fija todos los arneses a la grúa.

En el caso de hacerlo con el paciente sentado, tendrás que colocar el arnés de arriba-abajo por la parte posterior del paciente, inclinando levemente al paciente hacia delante hasta la parte de la cintura más o menos. Después, pasar las bandas inferiores por debajo de las piernas entre cruzándose.

En ambos casos, el arnés debe quedar por debajo de la espalda sin arrugas ni dobleces que incomoden al paciente, con todo bien atado.

Elevar la grúa

Una vez que ya tenemos al paciente encima del arnés, hay que acercar la grúa a la cama, dejando las ruedas debajo y con el freno puesto. A continuación, fijamos las bandas en los ganchos del cabezal de la grúa. Las primeras que se colocan son las de las piernas y las bandas se ponen en los ganchos de manera cruzada. Los ganchos exteriores son para las bandas de la cadera y de los hombros. A la hora de colocar no es necesario que estén cruzadas.

Cuando ya tenemos todo enganchado es el momento de elevar al paciente con movimientos suaves para evitar que se golpee.

Colocación de la persona

Ahora que ya tenemos a la persona enganchada en la grúa, la desplazamos hasta el lugar en el que la vamos a situar y aproximamos la grúa a esa superficie.

Descendemos el brazo de la grúa, sujetamos con una mano el arnés al mismo tiempo que guiamos al paciente hacia donde lo queremos colocar. A continuación, descendemos completamente al usuario con el brazo de la grúa y procedemos a retirar el arnés, así como las bandas cuidadosamente.

Ventajas de usar la grúa para pacientes

Asegurar la salud y el bienestar de las personas con movilidad reducida es primordial y en ocasiones el uso de dispositivos como las grúas para pacientes cuenta con muchas ventajas, como por ejemplo:

  • Antes de subir a la persona, comprobar que el arnés está bien sujeto y que todos los sistemas de agarre y de elevación funcionan correctamente.
  • Evitan lesiones. A la hora de trasladar al paciente los cuidadores tienen que hacer un sobreesfuerzo por lo que su salud se puede ver dañada. Con la grúa el traslado es mucho más sencillo y cómodo.
  • Ahorro de tiempo. El traslado de pacientes con la grúa es mucho más rápido y efectivo que si lo tuviéramos que trasladar a mano. Además, por lo general las grúas son fáciles de usar.
  • Facilidad de cuidado del paciente. El uso de la grúa ortopédica facilita mucho el aseo de los pacientes y su traslado al cuarto de baño para la ducha. Además, en caso de ensuciarse también son muy cómodas de limpiar.
  • Sencillo de almacenar. En muchos casos las grúas se pueden plegar y almacenar sin que ocupen demasiado espacio en casa.

Las grúas para pacientes son indispensables en aquellos hogares que cuentan con personas de movilidad reducida ya que facilitan no solo su vida diaria sino también la de las personas encargadas de su cuidado.

En Armisen Care, como especialistas en la venta de camas articuladas y otros productos ortopédicos, somos conscientes de ello. Por eso, en nuestra tienda online podrás encontrar diferentes modelos de grúas geriátricas y ortopédicas que se adaptan a las necesidades de cada cliente. Además, si no sabes cómo usar grúa para pacientes estaremos encantados de ayudarte tanto a elegir el modelo más adecuado como su funcionamiento.