Carrito

tipos de camas hospitalarias

¿Qué tipos de camas hospitalarias existen?

Si aún no sabes que existen de forma individual, probablemente tampoco conozcas sus funciones y la importancia de contar con ellas en un centro hospitalario, además de los diferentes tipos de camas hospitalarias. ¡En este artículo te contamos todo lo que necesitas para asegurar la comodidad de tus pacientes!

¿Qué es una cama hospitalaria y para qué sirve?

Las camas hospitalarias son un tipo de mueble destinado a centros sanitarios que está destinado al descanso de los pacientes como cualquier otro tipo de cama; no obstante, esta tiene características diferenciadoras que permiten no solo la mayor comodidad del usuario, sino también la mejora del trabajo de los profesionales.

Existen muchos tipos de camas hospitalarias, pues cada una de ellas debe adaptarse a los diagnósticos de estos pacientes. Por ejemplo, problemas respiratorioscardíacoscirculatorioshernias, úlceras, dolores de espalda o cualquier otra enfermedad por la que la persona deba permanecer acostada. Por otro lado, también es necesaria para otro tipo de problemas, como el alzheimer, en el cual los pacientes podrían caer de esta. En este sentido, disponen de barras aseguradoras que garantizan su seguridad.

¿Y por último? Como ya hemos mencionado, los tipos de camas en el hospital también están creados con la finalidad de facilitar el trabajo de los sanitarios: para mover o asear a los pacienteshacer la cama mejorar la aplicación del tratamiento.

Características fundamentales de una cama para hospital

Una vez sepas lo que es una cama para hospital, estamos seguros de que te asalta una duda: ¿qué características tiene que tener para que pueda considerarse como tal? Dependiendo del tipo de cama hospitalaria, podrás encontrar varios factores:

  • Máxima comodidad para el descanso del paciente, pues deberá adaptarse a su enfermedad o afección.
  • Mecánicas o eléctricas, pero con la posibilidad de cambiar su forma para modificarla según las necesidades del usuario.
  • Accesorios para garantizar la protección del paciente, como barras laterales de sujeción o barandillas de seguridad (esto con la finalidad de evitar que se caiga).
  • Esta cama debe ser amplia para permitir la movilidad del usuario o, por lo menos, que se adapte a sus medidas.
  • Por último, también es esencial que esta pueda articularse de manera óptima, pues de esta manera no solo conseguiremos el mayor confort, sino la facilidad para que los profesionales realicen sus tareas diarias.

¿Te has quedado con todo? ¿Te haces ya una idea de las características que definen a los tipos de camas para hospital? ¡Pues es el momento de conocer todos sus modelos!

Los 4 tipos de camas hospitalarias

Los distintos tipos de camas para hospitales están divididas según sus funcionalidades; es decir, si están hechas solo para el descanso del paciente, para garantizar su comodidad, o también si tienen la finalidad de mejorar el trabajo de los sanitarios.

Desde Armisen Care, te contamos cuáles son los 4 clases de camas hospitalarias:

Camas hospitalarias rígidas

Este tipo de camas hospitalarias cuentan con una estructura rígida, como su propio nombre indica, en la que la parte del somier es totalmente fija sin ninguna articulación en sus extremos para mover la zona de la cabeza y las piernas.

Entonces, ¿cuál es su funcionalidad? La comodidad no, desde luego. Se usan, sobre todo, para realizar tratamientos, tareas sencillas de los sanitarios y desplazamientos entre las salas del centro médico, ya que la mayoría dispone de ruedas.

Camas articuladas

Las camas articuladas son las más socorridas dentro de los hospitales o centros médicos debido a la facilidad de uso, la variedad de modelos disponibles y las articulaciones correspondientes, que permiten configurar su estructura para adaptarla a las necesidades del paciente.

Están destinadas, principalmente, al descanso del paciente y a la movilidad de este para ayudar al sanitario. Dentro de estos modelos, puedes encontrar dos tipos de camas hospitalarias:

Manuales

Son las antecesoras a las eléctricas, cuando aún no se habían desarrollado mecanismos modernos, las manuales permitían a los pacientes levantar su tronco y cabeza, bajar los pies y viceversa. Aún pueden usarse, pero solo con aquellos usuarios que cuentan con mayor capacidad de movimiento.

Eléctricas

Probablemente ya las hayas observado en cualquier centro médico. Este tipo de camas hospitalarias son muy fáciles de usar para aquellos usuarios que deben permanecer en reposo durante largos periodos de recuperación o para aquellos que directamente no pueden moverse.

Son las más cómodas del sector, y gracias a ellas los sanitarios pueden llevar a cabo el cuidado del enfermo o la persona mayor de forma óptima.

tipos de camas para hospitales

Camas de levitación

Quizá sean los tipos de camas hospitalarias menos conocidas, pero las más importantes para aquellos pacientes que no pueden mantener contacto con ningún tipo de superficie, como los que han sufrido quemaduras o tienen ampollas en la piel.

Se encargan, a través de un sistema con doble estructura, de aplicar aire caliente en la zona de contacto para mantener al enfermo en suspensión.

Camas ortopédicas

Este tipo de cama hospitalaria está reservada para los pacientes que necesiten un tratamiento o recuperación especial debido a roturas o parálisis de sus miembros. Consta de una estructura metálica compleja de articulaciones con la finalidad de sujetar poleas y equipos de tracción.

Consigue ahora tu cama hospitalaria de la mano de Armisen Care

¿Conoces ya los diferentes tipos de camas hospitalarias disponibles en el mercado y quieres hacerte con la que mejor se ajuste a tus necesidades? En Armisen Care, ofrecemos venta de camas articuladas especializadas, y contamos con un amplio catálogo de este tipo de mobiliario para responder ante cualquier problema o enfermedad que impida la movilidad de la persona.

Y, si no sabes cuál es mejor para tus afecciones, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo de profesionales y te lo contaremos en detalle. ¡Te esperamos!